© Patricia Karina Vergara Sánchez
pakave@hotmail.com


DOCUMENTOS DE PENSAMIENTO LESBOFEMINISTA

Cuando quiero decir lo que miro en mi realidad cotidiana, me busco en un lugar distinto. Yo que hablo una lengua en femenina, nos reconozco, me reconozco en la ovarimonia, en la palabra dada por las mujeres a partir de la experiencia que pasa por nuestras cuerpas y desde nuestros pensamientos y ejercicios reflexivos, aquella que no necesita ser validada desde la lógica y la razón que rigen hoy a un sistema mundo que no es nuestro.


martes, 24 de enero de 2017

SIN FINANCIAMIENTOS PARA EL ABORTO:

El presidente de USA prohibió el día de ayer financiar las ONGs que informaban sobre abortos... las ONGs no funcionaràn sin financiamientos...claro, se acaba su negocio:

Por eso, exactamente por eso, es que las prácticas feministas y las necesidades de las mujeres no pueden depender de los financiamientos ni de los permisos de los "dueños del mundo". 
Este momento histórico nos obliga a cuestionar todo el poder que sobre nuestras vidas y decisiones ha depositado el feminismo liberal en los Estados y en la medicina hegemónica para que dicten sobre nuestros cuerpos.
Hay que retomar nuestros poderes y nuestros saberes. Las mujeres siempre hemos sabido enseñarnos unas a otras cómo abortar, cómo parir, cómo curar y cómo bien vivir.
¿Atentan contra nuestra salud? …pues…
¡Autonomía y Autogestión de la salud, ahora!

ANTE LA MISOGINIA QUE INTENTA SILENCIAR MI CUERPO, OTRA VEZ

Hace no tanto tiempo la sola mención o insinuación de las formas, los procesos y flujos de los cuerpos sexuados de las mujeres se veía como algo sucio, indeseado o pecaminoso y ha sido una lucha difícil -de décadas ya- la reivindicación de nuestras cuerpas. (Todavía es batalla inconclusa en tantos sitios y modos)
Ahora, me dicen que tengo que invisibilizar mi cuerpa y sus procesos fisiológicos, sus necesidades, reivindicaciones y sus placeres porque “ofende” a quien no los tiene. Sin embargo tiene otros, los de su propio cuerpo. 
Si otres no se reconocen cuando hablo de mí, ¡qué bueno!, porque hablo de mí y no de otres ¿Por qué tendría qué ofenderles? 
Cuando otras mujeres se autocensuran a hablar de sus cuerpas, procesos y placeres por corrección política, para no “discriminar” o para que quien no tiene formas o experiencias corporales similares no se incomode, no están cuidando de nadie, están repitiendo el maternaje impuesto hace milenios que posterga sus necesidades o la palabra propia para satisfacción de alguien más.
¿Por qué decir que tengo una vulva y una vagina habría de discriminar a alguien? ¿Qué acaso no hay tooodo un discurso feminista sobre la diversidad de cuerpos? Otres pueden enaltecer el suyo todo lo que quieran, pero cuando me piden-exigen que niegue el mío porque les molesta, eso es reaccionario y se llama misoginia … 
Si tengo que silenciarme sobre mi cuerpa, flujo o mi menstruación, entonces no es mi revolución.

miércoles, 11 de enero de 2017

HETEROINFILTRADA

REFLEXIONES, ACERCÁNDOSE EL DÍA DE LA LESBIANA CONVERSA, 13 DE ENERO.


(Hablemos de heteroinfiltradas)



El patriarcado, como sistema de supremacía masculina, utiliza el cuerpo de las mujeres, -es decir, de aquellas a quienes clasifica por su presunta capacidad paridora-, para obligarnos mediante diferentes formas de coerción, violencia y propaganda a realizar los trabajos reproductivos, de cuidado y de servicio que permiten funcionar al sistema de producción y, como importante estrategia de control, nos atomiza y enemista a las mujeres a fin de hacernos competir para ser poseídas/reconocidas por uno o varios varones -el novio, el jefe, el maestro, el amigo, los asistentes a una fiesta, los hombres en una sala…-, lo cual define nuestro lugar social dentro de este sistema, evita que nos organicemos entre nosotras y garantiza nuestro trabajo gratuito de cuidados hacia los hombres en nombre de aquello que el sistema llama “amor” (el amor romántico y heterosexual).
las propuestas políticas lesbianas son, entonces, desafiar todos los mandatos patriarcales y privilegiar las relaciones de las mujeres con otras mujeres, el amor entre mujeres (distinto al heterosexual y en la búsqueda de no romantizarlo). No solamente como una práctica de lo erótico y afectivo, si no como un reconocimiento de las otras, hacia la vida y las necesidades de las otras. Aquí podemos convocar el trabajo de Adriene Rich quien creo el concepto de "continuum lesbiano" en 1980 para explicar todas aquellas experiencias de las relaciones entre mujeres de amistad, de afecto, de cuidados, de ternura y de sostenimiento mutuo, hasta llegar a las relaciones lésbicas como desafío total al mandato sobre nosotras. Esta propuesta es política porque propone subvertir el orden establecido en el patriarcado, lo cual, desde mi punto de vista implica, arrebatar el cuerpo de las mujeres, de primera instancia, al trabajo de cuidados hacia el sistema y compartirlo hacia nosotras mismas, eso golpea contra las bases mismas que sostienen económica y socialmente este sistema.
Sin embargo, nombrarse lesbiana sigue teniendo costos tremendos en las sociedades occidentalizadas, por lo que llegar a ese lugar político implica un proceso de descubrimiento de la posibilidad lésbica, para algunas de nosotras, incluso de descubrir que la palabra existe y más aún de que podemos apropiarla. Por ello, un grupo de mujeres mexicanas, entre ellas Luisa Velázquez han acuñado el término “lesbiana conversa” y ella explica: “Una lesbiana conversa es una mujer que se creía “naturalmente” heterosexual y que luego de hacer una reflexión feminista sobre la existencia de un sistema patriarcal y heterosexual (esta reflexión no es teórica, es cotidiana, vivencial, y no siempre lleva esas palabras), comienza a dudar de todo lo que el sistema hizo de ella en su mente, en su cuerpo, en sus emociones, y decide arrancarse la idea de que nació “orientada” a darles servicios a los hombres, así que prioriza sus relaciones amorosas con otras mujeres y se convierte en lesbiana. Cuando digo que se convierte en lesbiana me refiero a que la lesbiana conversa deja de desear a los hombres, deja de soñar una vida a su lado, deja de aspirar a ser la mujer que dijeron que debía ser. Cuando digo que prioriza sus relaciones entre mujeres me refiero a que saca uno a uno cada hombre de su vida y en cambio dialoga, trabaja, ama, desea, quiere, sueña, construye utopías, resiste, crea y se relaciona solo con otras mujeres. Debo aclarar que la lesbiana conversa no es una mujer que por un momento vive una relación erótica o afectiva con otra mujer y luego regresa con los hombres, ni tampoco aquella que considera que tiene una sexualidad fluida, bisexual o pan sexual y sigue creyendo que los hombres son imprescindibles en su vida, no, en esos casos no hablamos de lesbianas conversas ni de lesbianas. La lesbiana conversa, en cambio, es una mujer que se atrevió a dejar de ser para ellos, así que sepulta día con día su construcción heterosexual, pero ojo, esto es sin vuelta ni retorno, por eso hablamos de que se convirtió en lesbiana, porque no era lesbiana, pero se ha convertido en una o se está convirtiendo, en cada poro, en cada idea, en cada centímetro de su existencia”
Toda mujer puede hacer este ejercicio feminista de autoreconstrucción política. Es cierto, toda mujer puede ser lesbiana. Sin embargo, es preciso acotar, siguiendo lo expuesto por Luisa Velázquez, que no toda mujer que tiene prácticas eróticas con otras mujeres está participando de la propuesta lésbica, no es una lesbiana conversa. 
Me refiero a algunas mujeres que se dicen “experimentando” o “descubriendo” su posibilidad lésbica, y buscan relacionarse con aquellas que a su vez tienen relaciones establecidas con otras compañeras, monógamas o no, buscando irrumpir en esas relaciones -lo logren o no-. Lo que subyace en esos gestos es una profunda lesbofobia, el terror intrínseco de dejar la heterosexualidad. Intentan demostrar que las relaciones lésbicas no son tan firmes o agradables o “tienen los mismos problemas que las heterosexuales” o son más “frágiles” y para demostrarlo ponen su propio cuerpo. Triste ejercicio. La propuesta política lésbica no es meramente el intercambio sexual con otra mujer, implica una ética política de amor entre mujeres, en plural, es decir entre todas las mujeres de un determinado entorno, no sólo aquella con la que se construye deseo. Cuando una mujer se relaciona con otras desde la competencia y desde la falta de reconocimiento y cuidado de las que participan de un entorno, no está relacionándose de una manera lésbica, si no que está llevando la lógica patriarcal a los espacios de convivencia lésbicos, atomizando y creando conflictos entre las lesbianas. No es una lesbiana conversa, es una heteroinfiltrada. 
Me refiero, también, a aquellas que participan en los espacios lésbicos, reciben afecto, cuidados, participan de las discusiones, se allegan material y reflexiones lésbicas, pero por la tarde vuelven a casa a buscar al novio-marido-amante-amigo queer o heterosexual y le comparten lo que del espacio lésbico han obtenido, es el heteropatriarcado infiltrado.
Me refiero, igualmente, a la académica “amiga” de las lesbianas que se apropia de todo lo que les escucha discutir, de lo que lee en nuestros materiales teóricos, lo digiere, le quita la radicalidad lésbica y lo publica o lo difunde con sus “matices”, aclarando que ella no es “tan radical” o no es tan “odia hombres” como nosotras. Ese es el heteropatriarcado apropiándose de nuestros saberes.
Puedo enumerar otras formas de infiltración, pero no es el fondo del punto al que quiero llegar, por ahora me interesa reflexionar: Sí, todas podemos ser lesbianas, pero no cualquiera se compromete políticamente para llegar a serlo, a dejar de servir al patriarcado heterosexual. Ese es un punto que pretendo poner en la mesa de discusión, cómo nos acompañamos y acompañamos lésbicamente el proceso de politización de tantas lesbianas conversas que ahora despuntan con una sonrisa de irreverencia, mientras, al mismo tiempo, somos capaces de mirar sin buenismos ni abnegaciones ni amiguismos, con honestidad, a quienes encarnan al heteropatriarcado infiltrado en nuestros espacios…

viernes, 6 de enero de 2017

MI CASA

MI CASA
Patricia Karina Vergara Sánchez

Te incomoda que en mi casa no se reciban hombres, que no quiera yo que sepan la dirección, mucho menos que crucen la puerta. Te parece que soy tan misándrica, tan odiadora, tan enemiga de ellos. ¿Cómo es posible que no sonría al machin progre que te acompaña, qué me cuesta serle un poquito simpática sí él es tan sensible, hasta feminista –dice-? 
No importa que ahora no lo entiendas, me guardo para mí y para las mías.
Cuando se acabe el encanto, cuando les compañeres de colectiva o del trabajo se hagan los sordos, cuando incluso tu madre le invite un café porque no entiende tu ruptura con ese “buen muchacho”, cuando tus amigas, que también serán sus amigas, se queden pasmadas por lo que está pasando; mi casa será el único lugar en dónde no puede alcanzarte, el lugar en donde podrías estar a salvo. 
No logrará venir a ser encantador conmigo para ver si en una de esas se me salen datos de dónde estás o para que yo entienda su punto y sienta mis lealtades divididas entre apoyarlo a él o a ti, como te pasará con otras conocidas. Cien veces lo he visto suceder y sucederá cien veces más. 
No te preocupes, no habrá reproches, sólo consuelo y té, árnica si hace falta o misoprostol, en otros casos.
En fin, sólo quería decir que me gusta el papel de lesbofeminista temible y antípática a los maridos-compañeros-novios-amiguetes del colectivo queer-amantes. Sé que es necesario.
No importa lo que hayas dicho de mí antes, sí un día lo necesitas, ven. Mi casa es santuario.

martes, 3 de enero de 2017

BACHELETT, SI EL ESTADO CHILENO ASESINA A LA MACHI, LA TIERRA NO TE LO VA A PERDONAR

BACHELETT, SI EL ESTADO CHILENO ASESINA A LA MACHI, LA TIERRA NO TE LO VA A PERDONAR.


La Machi Francisca Linconao, defensora de los árboles, del agua, de los lugares sagrados, los Menokos, denunció en 2008 a los predadores de la tierra y los venció aún bajo las propias reglas de su juego, el de la justicia occidental.

Denunció al Estado racista y clasista y volvió a vencer.

Eso, para los poderosos, latifundistas y conservadores es imperdonable.

Por ello, la han acusado de crímenes y la intentan llamar terrorista y buscan mantenerla a toda costa en prisión.

Tratan de amedrentarla, de silenciar la lucha mapuche como tratan de acallar las luchas de tantos y tantas que defienden la tierra, la espiritualidad y que buscan la justicia para nuestros pueblos del Abya Yala. Por ello, cualquier cosa que suceda a Francisca Linconao, nos sucede a cada habitante de esta región, su lucha es nuestra lucha, más allá de cualquier frontera inventada por la colonización.

Así, la Machi sigue valiente en su trabajo político y espiritual.

Hoy se cumplen 13 días en que ella está en huelga de hambre, tiene 67 años y serios problemas de salud.

Su condición se deteriora a cada hora que pasa.

Por favor, escriba al gobierno chileno, llamen, asistan a las embajadas, informen, difundan.

Cada minuto es valioso, cada reclamo es un recordatorio de que a la resistencia de la Machi se solidariza la resistencia de la región entera.

¡Por la vida y la salud de Francisca Linconao!

¡Por los árboles, por el agua, por la tierra sagrada!

¡Porque de las defensas conjuntas depende la vida misma del planeta!

¡Libertad y justicia para la digna lucha del pueblo mapuche!


BACHELETT, SE O ESTADO CHILENO ASSASSINA A MACHI, A TERRA NÃO VAI TE PERDOAR

Macho Francisca Linconao, defensora das árvores, da água, dos lugares sagrados, os Menokos, denunciou em 2008 os predadores da terra e os venceu, ainda que sob as regras do jogo deles, o da justiça ocidental.

Denunciou o Estado racista, classista e voltou a vencer.

Isso, para os poderosos, latifundiários e conservadores é imperdoável.

Por isso, foi acusada de crimes e tentam chamá-la de terrorista e procuram mantê-la na prisão a todo custo.

Tratam de amedrontá-la, de silenciar a luta mapuche como tratam de calar as lutas de tantas e tantos que defendem a terra, a espiritualidade e que buscam a justiça para nossos povos de Abya Yala.

Por isso, qualquer coisa que aconteça com Francisca Linconao, acontece a cada habitante desta região, sua luta é nossa luta, para além de qualquer fronteira inventada pela colonização.

Assim, Machi segue valente em seu trabalho político e espiritual.

Hoje faz 13 dias que ela está em greve de fome, tem 67 anos e sérios problemas de saúde.

Sua condição se deteriora a cada hora que passa.

Por favor, escreva ao governo chileno, liguem, vão às embaixadas, informem, difundam.

Cada minuto é valioso, cada manifestação é um lembrete de que a resistência de Machi tem a solidariedade da resistência da região inteira.

Pela vida e pela saúde de Francisca Linconao!

Pelas árvores, pela água, pela terra sagrada!

Porque das defesas conjuntas depende a própria vida do planeta!

Liberdade e justiça para a digna luta do povo mapuche!